La noticia de que un hombre había intentado “robar” a un niño frente a un conocido colegio capitalino, y de un forcejeo entre la niñera del menor y el delincuente para evitar que se llevara al pequeño causaron un revuelo y conmoción en la comunidad santiagueña.

Entre sombras y dudas, internaron a una mujer acusada de asesinar a su hija de 8 años. La menor fue hallada sin vida junto a un pozo ubicado a 30 metros de la vivienda, a 60 km de la ciudad Monte Quemado, monte adentro, en el departamento Copo.

Dos días después de la brutal pelea, durante la cual le mutilaron parte de la nariz, la víctima afirmó ayer: “Ese sujeto acosaba a la hija de mi hermano; y (tres años atrás) a mi esposa”. Julio Acosta, y su esposa, Claudia Montoya, brindaron precisiones sobre un grave incidente que estalló el jueves en Monte Quemado, Copo.

Minutos después de las 23 de antenoche, se activó el sensor de alarma de una vivienda de la Calle 17 al 300 del barrio Almirante Brown. Se trataba de la casa del juez de Control y Garantías de Río Hondo y Jiménez, Dr. Diego Vittar.

Suele decirse que una persona es capaz de hacer cualquier cosa por amor, pero ello no justifica la decisión de una incalificable mujer oriunda de la ciudad de Sumampa, departamento Quebrachos, y madre de 5 hijos, quien cobró la asignación de tres de ellos y se marchó con su novio a Córdoba, dejando abandonados a los niños, los que no habrían tenido ni para comer.