Un extenso tramo de la Ruta Nacional Nº 89 que une a la ciudad de Quimilí, cabecera del departamento Mariano Moreno, con la localidad de Gancedo, Chaco, quedó virtualmente bajo el agua, por lo que se decidió cortar el tránsito para evitar cualquier tipo de accidente.

Según se informó, la policía tomó la decisión debido a la intransitabilidad de la ruta a lo largo de 3 kilómetros. Y es que el agua literalmente hizo "desaparecer" a esta arteria y el paso de rodados se hizo riesgoso. Tomó intervención en la medida personal de Seguridad Vial de Otumpa.

La situación fue empeorando con el paso de las horas de ayer. Por la mañana, ya con una extensa zona de la ruta 89 "tapada" por el agua, se permitía el tránsito de una sola mano y con extrema precaución, informa El Liberal.

Según la información oficial, "alrededor de las 6 del lunes, personal policial de la ciudad de Quimilí fue alertado de que la ruta nacional 89, se encontraba completamente bajo el agua, por lo cual varios vehículos quedaron varados y atrapados en la banquina, luego de perder el rumbo".

Con el correr de las horas y debido a que la situación empeoraba, en horas de la tarde se decidió directamente cortar el tránsito hacia Chaco y realizar una evaluación en forma permanente. Se espera que la situación vuelva a la normalidad para restablecer el paso vehicular por la ruta.

Cuando el tránsito fue interrumpido,y personal de la Patrulla de Caminos de Seguridad Vial Nº 8, de Lote 2, brindó asistencia a los conductores que quedaron atrapados.

La zona crítica es precisamente a la altura del kilómetro 323, a 60 kilómetros de Quimilí, en la zona conocida como "La Paloma Blanca". Según la información proporcionada, desde el domingo por la noche cayeron en la zona un total de 76 milímetros, lo que hizo que la situación se torne cada vez más complicada, ya que todavía no logra recuperarse la zona de las intensas precipitaciones de la semana pasada.

08 de febrero de 2022.jpg