La investigación se centra sobre un sospechoso. El móvil del cruel y despiadado ataque que el costó la vida al pequeño productor, era el robo de dinero. Su casa fue testigo de un sangriento ataque, de donde secuestraron perdigones y vainas servidas.

La seguidilla de robos que sufrió en su casa Bonifacio Rolando Paz, de 60 años, era un “llamado” de atención de que
“no estaba seguro”
. Los delincuentes le habían sustraído bajo la modalidad “robo hormiga” herramientas, mercadería y hasta dinero. El último atraco que sufrió se produjo el viernes último, cuando irrumpieron en su hogar y le sustrajeron dinero.

“Bony”, como le decían cariñosamente sus allegados y amigos, vivía solo en un paraje denominado El Milagro, cerca de la localidad de Donadeu –distante a unos 20 kilómetros de Campo Gallo, departamento Alberdi-. Se dedicaba a la crianza de ganado menor, para la venta por menor en el pueblo. Además, fabricaba y vendía carbón vegetal.

Paz era jubilado y mes a mes cobraba sus haberes de lo que solía dejar como ahorro una parte del dinero. La plata que reunía la guardaba en un cofre, en el interior de su casa. De la existencia de esa plata sabían las personas de confianza de la víctima. “Bony” fue hallado muerto en la tarde del domingo, por la joven que solía acudir a su hogar para realizar las tareas de limpieza.

La mujer, de apellido Jiménez, llegó al inmueble y lo encontró cerrado hacia afuera. Pero al mirar por una rendija de la puerta de madera, encontró a su patrón tendido en el piso inmóvil. Además, divisó manchas de sangre alrededor del pequeño productor. Se diagramó el operativo de rigor en el que intervinieron el personal del Destacamento Policial Nº 3 de Donadeu, Comisaría Comunitaria 18 de Campo Gallo y Departamental Nº 11 de Monte Quemado que trabajaron con una delegación de la Policía Científica de Capital y Homicidios Banda, por orden del fiscal de Capital, Dr. Rubén Alfonzo.

El cuerpo de “Bony” fue trasladado a la morgue judicial por el personal de la División Bomberos de la Policía de la Provincia, donde se le realizó la autopsia.
El examen médico forense determinó que el productor falleció en el acto a causa de un disparo en el rostro. Presentaba un orificio a la altura del pómulo izquierdo.

Además, presentaba lesiones en el rostro y en la cabeza, signos de una lucha previa a ser asesinado de un escopetazo a corta distancia. A la violencia con la que atacaron a “Bony”, se suma la brutalidad en la que la Policía encontró su hogar.

Estaba “dado vuelta”.

Las pertenencias de la víctima en el piso. Los peritos realizaron los trabajos de fotografías y planimetrías en el lugar del trágico escenario. Encontraron incrustados en el techo de la casa y en las aberturas de madera, perdigones. Para los investigadores, previo a ser ejecutado de un disparo en el rostro, “Bony” fue atacado a disparos.
Además, se encontraron signos de un forcejeo previo al asesinato.
Por lo que se estima que los agresores realizaron un tiro antes de darle muerte.

Estacionamiento.jpeg