Por Tony Villavicencio.- En la provincia de Santiago del Estero, la inseguridad y la violencia vuelven a ser las protagonistas de la escena cotidiana de nuestra vida, mostrando su peor cara y avanzando cada vez más en todos los sectores de la sociedad, sumando victimas día tras día.

Este mal no tiene límites, arrasa con todos por igual, sin distinción de clase social o religiosa. En todo el territorio hay inseguridad, pero hay tres ciudades principales: Las Termas, La Banda y Frías, donde según la tapas de los diarios, ha recrudecido la inseguridad a niveles que deberían preocupar a las autoridades del Gobierno provincial y nacional.

Pero ¿A quién le echamos la culpa por tanta inseguridad?, muchos le echan la culpa al Gobierno nacional, por la crisis económica que estamos atravesando en el país, otros argumentan que la inseguridad existió siempre, pero nunca, nadie se preocupó en revenirla cuando recién se instaló Sanantiago. Todas son opiniones que tienen su orientación de acuerdo del lugar de pensamiento que se se las realice.

Lo cierto y concreto es que hoy, la inseguridad es un monstruo que nadie puede controlar, muchos funcionarios provinciales están preocupados y si bien es cierto, no aceptan que es un mal que no podemos combatir con protocolos antiguos, ni personal que no esté debidamente preparado y formado para luchar contra la delincuencia.

Hoy, los delincuentes son cada vez más astutos a la hora de perpetrar un robo y no hay dudas, el alcohol y la droga repotencia el valor y el instinto asesino que se materializa, en hechos que todos los días vemos en las tapas de los diarios de la provincia, nos tiñen de impotencia, dolor y sangre.

Los casos trascienden. No es necesario estadísticas oficiales para conocer que el centro de estos hechos violentos, ocurren en la ciudad de La Banda, Termas de Ríos Hondo o Frías, tres ciudades críticas, donde la delincuencia, por los resultados, muestra una ferocidad extrema para con sus víctimas. Es entonces necesario determinar las causas probables que influyen en la modalidad delictiva donde, sin duda, en estas tres ciudades la inseguridad alcanza los niveles más violentos que en cualquier otro lugar de la provincia.

La inseguridad que hoy sufrimos los santiagueños no debería acostumbrarnos que si nos enteramos de algún hecho, nos alegramos al saber que solo nos robaron algo pero no nos lastimaron, algo que está mal por donde lo mire, ya que nadie pude quitarnos lo que conseguimos por nuestro sudor.

Pero, ¿qué hace el gobierno provincial para combatir la inseguridad y la violencia que se observa fundamental en estas tres ciudades tomadas prácticamente por el narcotráfico, donde no solo es la violencia del robo, sino vecinos son protagonistas de crueles enfrentamientos, después se determina, que el alcohol y droga las principal causa de los desenlaces fatales.

En Las Termas, La Banda y Frías, algo hay que hacer para frenar a la delincuencia que asesina. La frecuencia de los hechos ocurridos, ya dejó de alarmar. Los vecinos esperan lo peor, porque a cualquiera le puede pasar, y es la Policía la que debiera evitar que suceda.

Según fuentes no oficiales, en la provincia son muchos los robos que se cometen durante el día, pero solo el 80% se denuncia, el resto queda en anécdotas que uno se va enterando por amigos o las redes sociales, pero según información extra oficial de la Policía, se cometen más de 60% episodios de inseguridad por día, como hurtos de celulares, carteras, motos, vandalismo y atropellos a la propiedad.

Hay que evitar que la violencia que ocurre con frecuencia en La Banda Las Termas y Frías, donde la delincuencia no tiene códigos y a sus víctimas mata sin remordimientos, se extienda hacia la provincia y para ellos, los ciudadanos, deberíamos exigir mayor prevención en el accionar de los encargados de brindarnos seguridad ya que en las calles somos vulnerables para los delincuentes que pareciera están ganando la batalla cuando a diario ocurren robos, seguidos de asesinatos.

fantoni.jpg