Por Tony Villavicencio.- A nivel nacional estamos atravesando una de las peores epidemias de dengue de la historia. Existe un comportamiento biológico del virus que hoy nos cuesta mitigar. El diario digital El Municipal Web, en base a la información que circulaba en provincias vecinas y países limítrofes de la Argentina, en reiteradas publicaciones advertíamos la necesidad en Monte Quemado, de profundizar la prevención.

Hoy la noticia del Ministerio de Salud de la Provincia nos informa "Un caso (den2) de Centro América, Playa del Carmen, actualmente de alta. Un segundo caso (den1) en Brea Pozo, persona proveniente de Misiones, de alta.

El tercer caso (den1) Monte Quemado, importado posiblemente de Bolivia, ya que, por razones laborales, viaja periódicamente. Se efectuó el bloqueo domiciliario y la búsqueda de febriles. Tarea que se continúa en la zona.

Monte Quemado

Básicamente, no habría razón desde los espacios oficiales para negar que el dengue se hizo presente en Monte Quemado y en la provincia de Santiago del Estero. Es lógico que la enfermedad se extienda y no debe extrañar que se detectaran casos en Monte Quemado, empero si es necesario que se deba trabajar para evitar que se propague.

No nos vamos a ocupar de los infectados con el dengue de otras provincias, sí vamos informar que en Monte Quemado, desde el año 2011, no se repetían los casos de dengue, para luego en el año 2015 ser declarada zona roja de la enfermedad y no obstante su antecedente y ubicación geográfica por 9 años no se registraron oficialmente casos y vuelve a repetirse este año 2020.  

En Monte Quemado, todos sus habitantes reconocen que el personal de agentes sanitarios del Hospital del Norte Grande, visitaron desde octubre los barrios, en una campaña puerta a puerta previniendo a las familias sobre como desalojar al mosquito portador del virus.

Pero también todos conocen que la Municipalidad aduciendo no disponer de presupuesto no limpió, y continúan infestados de madrigueras del mosquito y otras alimañas los terrenos baldíos de la ciudad.

En la ciudad de Monte Quemado dentro del conglomerado urbano, se estima que el 20% son espacios libres, correspondientes a terrenos baldíos, con propietarios. Hay lotes hasta de una y también dos manzanas de superficie, donde los basurales se encuentran disimulados por el crecimiento descontrolado de los yuyos, al extremo de que en el descuido y el abandono, el centro mismo de la ciudad se ha transformado en verdaderos fachinales, donde no solo se multiplica el mosquito vector de la enfermedad del Dengue, sino que estos se convierten en el refugio de todo tipo de alimañas y nadie se preocupa de su limpieza.

Al respecto existe una ordenanza, a la cual por desconocimiento o comodidad política, la Municipalidad no aplica, y que faculta a la comuna a intimar al propietario del terreno baldío a limpiar el predio y si desobedece, el municipio en forma compulsiva lo limpia y el costo del trabajo se lo carga en los impuestos a los pudientes propietarios.

No es tiempo de culpas, pero si de reflexiones. Se debió haber comenzado a reducir los reservorios de huevos pero la Municipalidad no lo hizo. Si caminan por las calles de los barrios de la ciudad, encontrarán una ciudad oculta por los yuyos, donde hay sectores en los que el municipio incumple sus funciones específicas, de proteger el Medio Ambiente, la Salubridad y la Seguridad de los vecinos.

Desde las páginas de este diario digital, en reiteradas notas publicadas, sugerimos de que el municipio se involucre en la limpieza de la ciudad, en el descacharre y limpieza de los baldíos instrumentando la ordenanza si fuere necesario. Nada de eso ocurrió y hoy el dengue ya tiene a su paciente infectado. Claro que recién cuando la enfermedad llegó y el personal del Ministerio de Salud se hizo presente, se vieron máquinas del municipio acompañando los operativos sanitarios.  

Hay que recordar que por lo general, la temporada alta del dengue comienza en octubre /noviembre pero siempre en febrero y marzo se pone más oscuro.

Los especialistas sostienen que hasta que no tengamos temperaturas por debajo de la línea de los 18 °C y de manera continua será difícil combatirlos, y sugieren que en este momento es necesario trabajar juntos para hacerlo sin mirar atrás, que esta etapa requiere de una ciudadanía activa y comprometida donde las autoridades sanitarias y el municipio deben encabezar la batalla contra el mosquito Aedes Aegypti, portador del virus del dengue.

WhatsApp Image 2020-03-02 at 22.37.07.jpeg