Habitantes de las cuatro ciudades más importantes del norte grande santiagueño, Quimilí, Campo Gallo, Nueva Esperanza y Monte Quemado, fueron consultados por el diario digital El Municipal Web, sobre qué es lo que más los preocupa en cuanto a la actualidad del país.

En la oportunidad, la mayoría de los entrevistados coincidió en que el primer punto de su angustia radica en la situación económica de la Argentina. Además manifestaron que el otro punto que les genera malestar, es la salud, ya que aseveraron que la atención de la salud privada y de los medicamentos son muy caros, y enfermarse es costoso donde la atención de la salud pública presenta deficiencias en su atención a consecuencia de la misma crisis económica que vive el país.

Monte Quemado, Copo

En ese marco un jubilado que se identificó por Marcos y nos rogó hasta el cansancio que no pusiéramos su apellido, por la persecución política que reina en esta ciudad expresó: “Yo nací en Monte Quemado y estoy retirado desde hace 12 años de la policía y sí preocupado por la que está viviendo económicamente mi país y también preocupado por llegar a fin de mes. Los precios están bastante salados, los supermercados acuerdan precios y todo es muy caro, se aprovechan de la gente común que es trabajadora, de nosotros que percibimos una miseria de sueldo y hay quienes están peor, especialmente por la situación de las familias que viven de la explotación forestal, a las que la crisis las ha devuelto al pasado, porque han vuelto al trueque de la madera por mercaderías”.

Por su parte Alberto Gonzáles expresó: “Yo soy pensionado, trabajé 40 años en los montes revoleando el hacha y cuando me quise jubilar, me di con que no tenía aportes. Tuve que conformarme con esta pensión de hambre que no es mucho pero es algo y lo que sí, me preocupo por mis hijos jóvenes que recién se están acomodando y es para ellos todo muy difícil, yo ya hice lo mío y sigo en la lucha por mi nieta que tiene 11 años y la tengo a mi cargo. Tiene que entrar al secundario, me preocupo por ella, porque la pensión no me alcanza para vestirla, comprarle los útiles y mandarla al colegio, y mis hijos abrazando palos en los aserraderos, no ganan lo suficiente para ayudarme y ellos también tienen sus familias”.

Por su parte Marcelino, al que encontramos al pie de la verja pasarela de Monte Quemado expresó: “A mí me preocupa la economía porque no llegamos a fin de mes con los sueldos. Son muy caras las cosas y no llegamos, y otro tema es la inseguridad que se vive en el pueblo, suceden muchas cosas, no salimos más a las calles tranquilos como antes lo hacíamos. Tenemos que estar mirando, y si nos toca pasar de nochecita por esta pasarela del ferrocarril, hay que tener cuatro ojos porque te asaltan y te quitan la mercadería y todo lo que vayas llevando, y los de la Municipalidad no están por gastar y poner un foquito en este lugar que es una verdadera trampa”. También el hombre, por temor a sufrir represalias pidió no identificarlo por su apellido.

En Monte Quemado la gente pide expresarse, sin que se revele su identidad, por temor a ser víctima de la persecución, la discriminación en la obra de un gobierno municipal que administra con el látigo del autoritarismo.

Quimilí, Moreno

En Quimilí, Juan Luna se quejó: “Me preocupa mi salud y la economía, todo aumenta, cobramos muy poco los jubilados ferroviarios, no nos alcanza para nada, tenemos que recurrir a las tarjetas. La salud también es importante, los medicamentos están muy caros, los políticos no los puedo remediar, ellos hacen las cosas a su manera y la gente común no puede hacer nada, nos guste o no nos guste ellos hacen lo que quieren en este país, no funcionan los controles de la democracia, el que asume el poder arrasa con todo y el pueblo sufre las consecuencias.

Seguidamente, Mariela, otra vecina de Quimilí dijo: “Sí, como a todos me preocupa primero la economía, por suerte en nuestro pueblo tenemos un intendente que es hijo de una familia muy conocida, al que lo conocemos desde que ha nacido y lo paramos en cualquier parte para preguntar, consultarle y hasta para pedirle una ayuda, y vemos cuánto se esmera y se sacrifica por complacer a todos, pero no podemos negar que la situación económica desastrosa del país, también se hace sentir en nuestra ciudad, donde hay campos, muchas vacas, pero falta el trabajo y muchas familias la están pasando muy mal”. 

A su turno María Landriel, del barrio Paloma al realizarle la pregunta efusiva respondió: “Los argentinos por culpa de este gobierno de Macri, nos estamos quedando sin tener qué comer, sin trabajo, los precios de la mercadería por las nubes, los sueldos cada vez más bajos y los políticos se van de los canales de televisión donde nos mienten y se olvidan de la gente. Son todos lo mismo, lo único que les preocupa, es como aumentar sus dietas y en vez de discutir proyectos de cómo sacarnos de la banca rota en la que nos han metido al pueblo, pierden el tiempo denunciándose en los juzgados y nunca nadie va preso y nosotros el pueblo sin poder hacer alcanzar, para la luz, el gas, para mandar los chicos a la escuela” y sin ocultar su indignación finalizó diciendo: “¡Sí señor! Ponga en su diario que María Landriel de Guzmán, piensa que se tienen que ir todos los políticos que gobernaron los últimos 20 años la Argentina”.

Campo Gallo, Alberdi

En Campo Gallo fue entrevistado RicardoPatoCoria, un ex comerciante y al preguntársele cuál es su opinión de la actual realidad del país respondió: “La economía es lo que más me preocupa, a la gente no le alcanza, fui dueño de una librería y la tuve que cerrar. Es que la gente ya no puede comprar todos los útiles que sus hijos necesitan para la escuela y dejan de lado muchas cuestiones para poder llegar a fin de mes -acotando- Lo otro que más afecta, es la salud de la gente que no puede llegar a comprar un remedio porque todo es caro, y si uno termina en el hospital público, faltan especialidades y a veces hasta para realizarse una placa radiográfica, hubo que viajar al pueblo de Tintina”.

Nueva Esperanza, Pellegrini

Continuando con la consulta en la ciudad de Nueva Esperanza, departamento Pellegrini, José Villagrán, expresó: “No se puede soportar más la economía de este gobierno de Cambiemos, a los argentinos nos ha destrozado. La familia tiene graves problemas para acceder a los alimentos, con los ajustes y la inflación, a los trabajadores nos han devorado los salarios. Cayó el poder adquisitivo del obrero, los alimentos se fueron por las nubes, nadie compra ni nadie vende, los fabricantes se funden y la gente se queda sin trabajo”.

-Acotando Villagrán- “Claro que es la economía la que nos tiene a todos los argentinos preocupados, no solo de Nueva Esperanza, sino del país. Y con respecto a la salud mire, es cierto, la atención de la salud pública en los hospitales de Santiago o de cualquier lugar del país, no es el mejor. Y esto tiene que ver con la misma situación económica, y digamos la verdad, en este país no tenemos médicos que andan a pie, todos andan en 4x4 y con la medicina privada, es donde vemos que se hacen ricos”, finalizó.

Estacionamiento.jpeg