La municipalidad de Monte Quemado, con dos camiones tanques, hace lo que puede para llevar el agua a las poblaciones de la región centro y sur del departamento, donde desde hace cinco meses no se registran lluvias, complicando la situación hídrica de la región.

Cabe destacar que días pasados se registraron precipitaciones aisladas en la zona noroeste del departamento, sin afectar a la zona crítica, que comprende al norte, centro y sur de Copo.

Las familias afectadas se las ubica dispersas y en casos hay poblaciones distantes a 80 kilómetros de la ciudad de Monte Quemado, poblaciones que se quedan sin agua en las represas, aljibes y tachos, ingresando a una profunda crisis, dependiendo de los camiones de Recursos Hídricos y de la Municipalidad, que no dan a basto para asistir la demanda, por las distancias y el mal estado de los caminos, que es el principal problema para llegar con el preciado líquido.

En algunos casos, la situación hídrica es tan crítica que los lugareños, en precarios vehículos tracción a sangre, recorren largas distancias en busca de agua de algún pozo generoso, que en todos los casos se lo reconoce con arsénico, pero la gente sin agua no puede vivir y bajo riesgo de contaminación, forzadamente la consumen hasta que llegue el camión del municipio o Recursos Hídricos.

Los pedidos de agua del interior del departamento en la Municipalidad de Monte Quemado son incesantes, la comuna no da a basto, por lo que ayer el intendente Carlos Alberto Hazam dijo que se comunicó con las autoridades de Recursos Hídricos, para reforzar el servicio con camiones de esa repartición y que el director del organismo provincial le prometió enviar un camión, para de esa manera pueda llegar con el agua potable a todas las familias del interior que están sufriendo la crisis hídrica.

clase de apoyo.jpg