El fenómeno de El Niño, que trajo consigo fuertes lluvias y temporales a la provincia y la imprudencia de mucha gente, que no cuida los caminos, obligó a volver a invertir y redoblar esfuerzos a la Comisión Municipal de Santo Domingo, departamento Pellegrini.

En Santo Domingo existe un total de aproximadamente 100 kilómetros de caminos vecinales terrados, según un relevamiento realizado por los técnicos del municipio.

Esta destrucción, además de afectar el tránsito diario, intensificó la angustia entre las poblaciones que deben circular por estos caminos rurales, lo que después de haber sido reparados días pasados, volvieron a ser destruidos por vehículos que vienen de afuera, en su mayoría vendedores ambulantes.

Volver a empezar

El intendente Lázaro Orellana, jefe comunal de Santo Domingo, explicó que “la comuna tiene caminos los que en su mayor longitud fueron trabajados previamente, y que en las últimas lluvias, los vehículos que son de afuera volvieron a dejarlos en estado deplorable, por lo que tuvimos que volver a esforzarnos, porque entendemos que sin camino no se puede progresar”.

Al respecto agregó que “es muy importante para nuestras comunidades tener los caminos en condiciones y estamos trabajando fuertemente en eso, porque no sólo contribuye a que los niños, adolescentes y jóvenes puedan llegar desde el campo a las escuelas primarias y secundarias que funcionan en Santo Domingo, también entendemos que a los pequeños productores, el buen camino les facilita comercializar su producción y en las aflicciones de las emergencia, sobre todo de la salud, con un camino en buen estado les permite al enfermo llegar rápidamente a los centros de atención de la salud y entonces es necesidad del Estado de un buen camino, es una prioridad”.

En este sentido advirtió que “la Comuna, redoblando esfuerzos, volvió a invertir y otra vez al trabajo, pasando la maquina por los caminos destruidos que no supimos cuidar y con todos los costos que esto tiene en gasoil y aceite y lo hacemos a sabiendas de que ese dinero lo podríamos haber empleado para cubrir otras necesidades, pero con mucho esfuerzo económico lo estamos repitiendo”.

Para finalizar, Lázaro Orellana envió un mensaje a las poblaciones de su distrito, instando a convertirse en los custodios en el cuidado de caminos, si no hay una urgencia, pidió no transitarlos los días de lluvia y recordó que un buen vecino es el que cuida lo que es de todos.

IMG-20200507-WA0007.jpg